La gente simpática tortura mejor que el resto

En los años sesenta, el sociólogo Stanley Milgran ideó un experimento para responder a la pregunta que durante años se venían preguntando muchos: ¿cómo era posible que tantos millones de personas hubieran sido cómplices del Holocausto nazi? ¿se podía justificar con que sólo estaban siguiendo órdenes? ¿se les debía acusar a todos de ser cómplices?

etiquetas: obediencia ciega, simpática, tortura

» noticia original (www.erraticario.com)

Fuente: Menéame
Para más información: La gente simpática tortura mejor que el resto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s